No seré yo el que reniegue de buscar la originalidad, ¡pero hay cosas que deberían atraer y creo que lo que consiguen e justo lo contrario!

Amigues, ¡este es el lookbook de fiesta de Zara para éstas fiestas! Para los que no lo sepáis, un lookbook se trata de una propuesta estética para presentar en forma, fondo y concepto las colecciones de una firma de moda. No se trata de megaproducciones editorial ni de simples fotos para ver las prendas (tipo tienda online), sino que pretenden transmitir un concepto a través de estas imágenes con el fin de que la colección se entienda (y se venda) mejor.  El protagonista de este artículo se llama “Dance into the night” y lo publicó hace un par de semanas la propia marca en su web y redes.

Zara y sus fiestas tristes, recargadas y enganchadas (5)

Zara y sus fiestas tristes, recargadas y enganchadas (8)

Pero yo me pregunto ¿qué concepto transmite el lookbook de Zara de este año? ¡Porque yo solo veo desidia!

Chicas tristes (casi enfadadas), recargadas, derrumbadas (tiradas en el suelo, lacias sobre sillas o echadas sobre el cristal) que, o están solas, o cuando está acompañadas solo piensan en lo digital – hacerse fotos para redes sociales y mirar el ordenador- ¿Es este el tipo de “fiesta” que quiere difundir Zara? (En este caso enfocada a jóvenes) ¿En serio el público de esta tienda masiva – el más variopinto del mundo – desearía equipararse a estas chicas cualquier día de celebración? Hay también un video en la web en la que sonríen como 3 segundos (¡EN TOTAL!) y únicamente cuando están enfocando a una para hacerle una foto.

Zara y sus fiestas tristes, recargadas y enganchadas (1) Zara y sus fiestas tristes, recargadas y enganchadas (3)

Me parece un poco triste todo el conjunto, sobre todo cuando lo que la mayoría queremos en las fiestas es reír, compartir, disfrutar, ponernos lo que nos de la gana y lucirlo a tope. No me meto en los estilismos, que algunos me parecen acertados e incluso deseables, ¡sino la actitud a la hora de llevarlos! Recordemos que el lookbook no vende solo ropa, sino concepto. No sé si hablo desde el abuelo cebolletas que llevo en mi interior, pero me gustaría pensar que la gente – al menos la mayoría – siente algo de alegría cuando llegan los momentos de celebración. Vale que puede darnos más o menos pereza, pero esta actitud que muestran las chicas de Zara me parece casi de castigo total.

Zara y sus fiestas tristes, recargadas y enganchadas (6) Zara y sus fiestas tristes, recargadas y enganchadas (7)

Me recuerda a algunos vídeos que se han hecho virales hace algunos años en los que se demostraba cómo la pasión por las redes sociales nos desconectaba de la realidad. No seré yo quien reniegue – que sabéis que estoy medio enganchado como todos –  pero creo que hay que saber separar. Y sobre todo saber vender. Cosa que me extraña en este caso de Zara, una de las empresas que mejor toma el pulso a la sociedad, proponga elementos así de distantes solo puede pasar por dos cosas: Que no hayan hecho bien su trabajo o, algo que me da mucho más miedo, hayan detectado que esto es lo que quieren “sus chicas”. Porque si es así, mal vamos amigues. Por último, por favor, diga lo que diga Zara o quién sea, ¡SONREÍD!

Zara y sus fiestas tristes, recargadas y enganchadas (4)