¡Leer este post te llevará 3 minutos! ¡A disfrutar!

Paso a paso con el frío nos olvidamos de cuidar los pies en invierno y es fundamental también darle mimos en estos momentos. Aquí te presento algunos tips y consejos para ello.

Durante el invierno, en cuanto los cubrimos con calcetines gorditos y zapato cerrado, dejamos de mostrar cariño nuestros pies pero no por ello hay que dejar de cuidarlos pero por supuesto que también deberíamos cuidar los pies en invierno. Al fin y al cabo son una de las partes más importantes de nuestro cuerpo ¿no? (Al igual que cuidamos nuestra piel del frío)  Nos sujetan, nos mantienen firmes y permiten nuestra movilidad para ir a donde queramos, o incluso para quedarnos en casa y ponerlos sobre la mesa. De ahí la importancia de vigilarlos y mimarlos sea la época que sea.

Aunque no lo parezca, con el frío los pies sufren especialmente y es ahora cuando pueden aparecer sabañones, dermatitis o sarpullidos. Para evitarlo y paliar sus efectos te proponemos seguir algunos sencillos tips y consejos para cuidar los pies en invierno.

cuidar los pies en invierno

¿Qué es lo mejor para que cuidemos los pies durante el invierno?

  • Evita exponer los pies a fuentes directas de calor: Esta es la principal contribución a la aparición de sabañones. Si tus pies están fríos tras haber pasar mucho tiempo en el exterior, prueba a sumergirlos en agua tibia y posteriormente sécalos bien. Pero olvídate de ponerlos directamente en el brasero, la calefacción o la chimenea.
  • Combate las bacterias. El espacio que hay entre los dedos de los pies se convierte en una cueva perfecta para que aparezcan microorganismos y bacterias. Al ser una zona cálida y húmeda – y suele ser aún más cálida y húmeda cuando llevamos zapatos de invierno que hacen que sude el pie – es muy importante focalizar nuestra higiene en el espacio entre los dedos cada vez que nos duchemos.
  • Reactiva la buena circulación: Con el frío es habitual que los vasos sanguíneos se contraigan, especialmente después de andar un buen rato por la calle o después de practicar deportes de invierno. Para favorecer la vuelta a su estado habitual es recomendable hacerse masajes circulares o baños de agua tibia al volver a casa para reactivar la circulación.
  • Elige bien qué ponerte: Es importante utilizar zapatos con materiales aislantes que no se humedezcan con facilidad y que permitan la transpiración. En cuanto a los calcetines, lo más recomendable es usar fibras naturales como la lana o el algodón, que calientan los pies sin oprimirlos y permiten la transpiración. La calidad del calzado es siempre fundamental a la hora de mantener los pies sanos y cuidados.
  • La hidratación es fundamental: Una buena hidratación evitará que los pies se enfríen más rápido. Debemos mantener los pies bien hidratados y protegidos diariamente, utilizando algún producto que ayude a evitar la formación de grietas y callosidades, y que proteja el pie de microorganismos. Como Salvelox Foot Rescue All in one cream, un producto “all in one” que aúna los efectos hidratantes y antimicrobianos.

Foto portada y cabecera por DANNY G on Unsplash.