Read this post will take 2 minutos! To enjoy!

Sasha Pivovarova met some time ago - but little, considering that is a model from 2005 – I was surprised when this butterflies McQueen (ver post). At that moment, impacted by the advertising campaign just I noticed the mannequin, crass error, to discover that I was then at one of the most stunning women I've seen. Y es que a mí la belleza “fría” me gusta. And certainly, Sasha tiene esa belleza fría pero cautivadora de la que hacen gala sus compatriotas rusas, pero sin duda ella es la más.

 

Como si de la compañera perfecta de james Bond se tratara – pero de las antiguas, con glamour y misterio, no las guarronas de hoy en día – es capaz de matarte o revivirte con una simple mirada. Creo que no soy el único que lo piensa, así debieron reconocerlo en la revista Sure Korea, donde le dedicaron una editorial el pasado mes de marzo, titulada mismamente Sasha, vemos como la modelo se convierte en mil y una chicas con un denominador común, los ojos ¡y vaya ojos!

De la mano  – o mejor dicho de la cámara – de Olaf Wipperfürth, nos damos un paseo por estilismos sencillos, efectistas, muy ponibles y casi “básicos” pero con el único fin de destacar a la maniquí, que se come cada una de las tomas – bien, ya vemos que esta sola en la foto, pero no negaréis que hay algunas fotos donde la modelo es lo de menos – aquí no, aquí ella es la más.

 

Esa belleza fría, aunque sigue existiendo, y siempre la acompañara debido a sus magníficos rasgos, se convierten aquí en un complemento más, en una seña de identidad capaz de convivir con las tendencias más dulces. Una condición necesaria pero no excluyente. Porque sin lugar a dudas, ella es la más.