Lire la suite prendra 4 minutos! À profiter!

Cada vez más normalizada, la cirugía estética masculina se convierte en una tendencia de belleza que suma adeptos. En este artículo analizo sus pros y contras.

Hace algunas décadas era considerado como algo inusual el hecho de que un hombre se realizase alguna operación de cirugía estética. Los prejuicios, el machismo y la falta de tolerancia y respeto hacían ver esta práctica como un terrible pecado que había que ocultar o evitar a todas costa por lo que era casi un taboo. Pero las estadísticas demuestran que esto ha cambiado, no solo las mujeres recurren a estas técnicas sino que la cirugía estética masculina tiene cada vez mayor auge en el mundo.

Las costumbres han cambiado y tanto el cuidado de la la beauté masculine como la cirugía estética en general ya no es motivo de críticas ni de suspicacias. Como decía La Agrado en su magistral monólogo en la película “Todo sobre mi madre» de Pedro Almodovar: “Cuesta mucho ser auténtica, y en estas cosas no hay que ser rácana, porque una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma”.

cirugía estética masculina

Al igual ocurre con los hombres, que también quieren luchar por sentirse lo más ellos mismos posibles, por lo que se ha normalizado que los hombres también se sometan a las transformaciones que deseen. Antes, como mucho, algunos hombres se realizaban rinoplastias pero ahora se ha ampliado enormemente el catálogo de operaciones y tratamientos entre los que encontramos por ejemplo el lifting facial, reducción de abdomen o de las bolsas bajo los ojos.

Pero por supuesto, y aunque en este blog se luche y siempre se haya luchado porque todos podamos hacer, sentir y vernos como queramos, no podemos obviar que la cirugía estética masculina tiene sus pros y sus contras. Hay que conocerlos para que puedas tomar una decisión con mayor conciencia.

En la cirugía estética masculina (y en todo), ¡la información es poder!

Todo tipo de información, siempre con la asesoría de un especialista que te ayude a tomar la decisión acertada, es de un valor incalculable para tu bienestar y seguridad. Ninguna pregunta está de más y siempre es conveniente despejar todo tipo de dudas. Pregunta, oye atentamente, busca en foros, pregunta a amigos de amigos y sopesa todas las opciones que te ofrece la cirugía estética para hombres. ¡No es algo para tomarse a la ligera!

Pros: Sencillez, rapidez y confianza

Sin duda, son muy conocidas las ventajas que ofrece la cirugía estética. Las correcciones y “replanteamiento” visual para disminuir los estragos que el avance de tiempo deja en el rostro son muy eficaces y poco invasivas. El hombre que se practica una cirugía puede aparentar mucha menos edad de la que tiene de verdad, y sin grandes complicaciones.

Las arrugas faciales, la acumulación de grasa abdominal, una nariz torcida, piel áspera, bolsas debajo de los ojos, otros síntomas del cansancio y el estrés, son hoy mucho más fácil y rápidos de remediar que antes.

A esta ventaja de la rapidez de los tratamientos y el poco riesgo que actualmente suponen, se suma el beneficio que deja en la autoestima de los pacientes. Muchos de los que se someten a una cirugía estética masculina tienen como objetivo fundamental el mejorar su apariencia y cuando la ven mejorada físicamente, influye enormemente en su estado y de su salud.

Contras: un mal profesional e incluso una obsesión

Pero no nos olvidemos del otro lado de la luna. Puesto que no todo son maravillas en el mundo de la cirugía estética en hombres. El principal contratiempo que puede surgir es el que los pacientes se pongan en las manos de personas que no son especialistas en el área o que no hayan recibido capacitación adecuada. La fisionomía masculina es diferente a la femenina y por ello hay especialistas en detectar qué y cómo necesita cada paciente. Como decíamos arriba, informarte sobre los mejores y los más adecuado para ti es fundamental.

Si no elegimos bien al profesional, no solo podemos tener resultados visuales que no nos gusten, sino que es probable que surja una técnica mal ejecutada. O llegados al extremo, el uso de implantes o sustancias no autorizadas o la aplicación de alguna cirugía que no conviene a la condición del paciente.

cirugía estética hombres

Otro de los contras de la cirugía con finalidad estética consiste en que ésta se convierta en una obsesión para el paciente. Puede recurrir a ella constantemente, sin parar, porque siente que no ha logrado su ideal de belleza. Al igual que ocurre con la femenina, la cirugía estética masculina también es un arma de doble filo porque ¿a quién no le gustaría verse cada vez un poquito mejor?

De no estar preparados mentalmente podemos caer en un obsesión insana. En estos casos se requiere una evaluación con especialistas del área psicológica para que determine las verdaderas intenciones y los tratamientos respectivos para ponerle remedio.