¡Leer este post te llevará 9 minutos! ¡A disfrutar!

Reflexiono sobre la gordofobia y la representación del hombre plus size en el mundo de la moda, tanto en España como en general.

Ya sabéis que nunca he sido un abanderado del tema “pluz size” ni me he considerado un adalid de las tallas grandes. Pero bien es cierto que, ni puedo ni quiero negarlo, soy diferente dentro del sector en el que se mueve este blog – la moda y el lifestyle –  ¿Diferente por mi personalidad, carisma o humor? Puede ser, ¡pero también diferente por mi peso y talla! ¿Por qué no reivindicarlo también?

Este fin de semana Brays Efe – al que ya nombraba en mi entrevista original, luego veréis – en los Premios Feroz hacía un alegato contra la gordofobia comentando que “no estamos acostumbrados a ver cuerpos gordos en el mundo del cine.

Dijo una frase que me impactó: “Los hidratos de carbono no tienen nada que ver con el talento Y eso me hizo recordar una entrevista que me realizó hace bastante tiempo Ana Pizarro para un artículo en el que hablaba con diferentes modelos masculinos con cuerpos no normativos sobre la moda publicado en SModa. ¡Porque los hidratos tampoco tienen nada que ver con el estilo!

Afrontar la realidad: La gente piensa que estás gordo y te trata como tal.

Aunque científica y oficialmente tenga sobrepeso y de siempre haya sido fácil insultarme diciéndome gordo nunca he considero que tenía un problema con mi peso. He seguido encontrando ropa de mi talla en los sitios que me puedo permitir – creo que si quisiera acceder al lujo lo tendría un poco más complicado –, no tengo problemas de salud derivados de mis kilos y tengo relaciones sociales y sentimentales positivas.

Por ese motivo cuando Ana me escribió para preguntarme mi opinión sobre los referentes masculinos de talla grande en el sector de la moda en España entre los que me incluía tuve sentimientos encontrados. No os voy a mentir, no quería que se me etiquetara en tal grupo. ¡No por gordofobia! ¡Ni muchísimo menos! Sino por haberme sentido siempre diferente “en general”: por mi forma de ver la vida, ¡no por mis michelines!

Fue como un jarro de agua fría descubrir que se tiene una etiqueta tan clara y marcada, tan sencilla de poner y que no estaba en mi mano. Haga lo que haga la decisión de pensar en ti como gordo en vez de como “humano” está en el que mira y aunque yo me sienta divino para muchos soy “otro gordo más. Al darme cuenta de esto pensé que era necesario que se luchara por mayor visibilidad de los gordos en la moda, sacar pecho y decir, “¡Sí! Estoy gordo ¿y qué?”.

Lo que un gordo tiene que decir del mundo de la moda.

Sobre la entrevista

Por todos estos motivos me encantó formar parte de esos 4 hombres con cuerpos no normativos, sin trapos calientes: con unos kilitos de más, que representamos sectores diferentes de la moda masculina en España

Ana realizó una extensa entrevista a cada uno de los que participábamos en el reportaje. Por motivo de espacio no podía incluir íntegra así que le pedí permiso para publicar mi parte completa con pelos, señales y kilos de más sobre lo que un gordo tiene que decir del mundo de la moda (internacional y en España)

¿Por qué crees que no hay tanta representación del hombre plus size en los medios españoles?

Para evaluar el tema de los plus size y su repercusión en medios, blogs, etc., creo que nos encontramos ante dos líneas que confluyen en su contra.

Por una parte el mundo de la moda tradicionalmente ha mirado más en general hacia la mujer, número de propuestas, marcas, etc. y es solo en los últimos años cuando el sector masculino ha conseguido mayor representación.

Por otro, la reivindicación de cambiar los estereotipos físicos también ha encontrado más progresión y avance en el terreno femenino. Aunque sea una pena hay que reconocer que a veces el hombre siempre se encuentra un pasito por detrás en lo de darse cuenta del avance de la sociedad hacia un nuevo rol (Edito en 2019 – solo hay que ver lo que ha ocurrido con el anuncio de Gillete).

Ocurre con muchos temas que al ponerse sobre la mesa focalizan su radio de acción en algún género y hasta que llega al otro tienen que trascurrir varios años. Lo vemos, por ejemplo, cuando nos encontramos con la tremenda reivindicación de que se transforme el cuerpo de las modelos y celebrities con photoshop para quitar volumen, ampliar pecho, etc., pero no se dice nada cuando claramente se ven retoques de similar “engaño” en el cuerpo del hombre, ¿o nadie se cuestiona todos esos abdominales perfectos al ver una editorial?

No quiero sonar polemista pero mucha gente pone el grito en el cielo cuando se potencian y “sexualizan” las curvas de Blanca Suarez achacándolo a belleza irreal, sexismo… pero estamos deseando ver los abdominales definidos, perfectos y bien colocados de Miguel Ángel Silvestre. ¿Hola? ¿Está la coherencia por ahí? ¡Que se ponga! ¡Aquí o nos sexualizamos todos o los puretas al río!

Se trata de una presión silenciosa ya que mucha gente enarbola la bandera a favor de otros modelos de mujer en el mundo de la moda – y eso está fetén – mientras que para el hombre aún se siguen definiendo unos estándares que no se corresponden con la vida real o que, de hacerlo, suponen un esfuerzo y dedicación poco realista.

Eso sumado al “clásico” comentario de que “los hombres pasan de la moda” (Edito 2019: si queréis otro día abrimos este melón) está dificultando la normalización y difusión de otros modelos de hombre. Es cierto que se ven modelos originales en algunas marcas, con facciones más variadas – grandes narices, etc… -o incluso amparados en el feismo pero muy MUY pocos en pro de un cuerpo rellenito.

¿Echas de menos que haya desfiles para hombre en los que te sientas identificado con los modelos como los plus size de MFSHOW?

Si se ha tardado tanto tiempo en proponer desfiles curvies para mujer ¡hay que tener paciencia para que lleguen los de hombre! Sin duda creo que llegarán y que supondrán un revulsivo, sobre todo mediático, pero lamentablemente no creo que cambien la forma de pensar de las masas. La reivindicación debe ir más allá de la visibilidad intentando cambiar no solo la forma, sino también el fondo de que “todos somos personas y hay que respetarnos por cómo somos“.

Como ejemplo encontramos el concepto fofisanos o gordibuenas que tan de moda estuvo hace un tiempo. ¿En qué consistía? Se intentaba normalizar una situación que beneficiaba otro modelo de hombre o mujer pero quedó en una anécdota, ¡e incluso en una broma! Se demostró que intentaba hacer subgéneros en los plus size: unos gordos/as, los controladitos, sí nos los podemos tirar y a otros no.

Aún así, para mi un desfile es una propuesta estética que va más allá de si los que salen encajan con mi físico o no. No me cuesta ver un desfile y ser consciente de que aunque no me parezco a los modelos puedo disfrutar de esa ropa o ese estilo. Es un trabajo que tenemos que hacer nosotros, en nuestra cabeza, no los diseñadores o escenógrafos. Sería como si el casting de Versace solo estuviera protagonizado por rubias y las morenas pensaran que no pueden ponerse dicha ropa.

Lo que sí me molesta es el momento bufón, el cogemos a una persona diferente (gorda, mayor, con síndrome de down, etc.) y los sacamos de paseo en plan “mira qué modernos e inclusivos somos” pero luego en sus tiendas no hacen más de una talla L bien escasa.

¿Ves necesaria una representación masculina plus size en España? ¿Por qué crees que se debe cubrir ese sector?

Veo necesaria una representación pública de todo, SIEMPRE. Creo que el hecho de que haya gente que visibilice la diferencia es fundamentala. El problema que existe es el peligroso concepto de creer que por estar gordo o gorda no se puede tener estilo, ¡menudo error! Ya hay muchos perfiles en redes sociales que demuestran lo contrario. Es en la parte masculina en la que aún hay muchos menos referentes, ¡y menos aún si hablamos de gente con relevancia social!

De hecho creo que no existen muchos referentes masculinos plus size sin ni siquiera vincularlos a la moda. ¿Serías capaz de nombrar 5 hombres gordos – independientemente de su estilo – conocidos en España? Me da igual que sean celebrities, cantantes, actores, presentadores… Salvando a Pepón Nieto, Falete, Carlos Areces, Florentino Fernández o Chicote no encontraremos a muchos más que hayan conseguido representar un modelo de hombre plus size en España.

Por supuesto, estoy seguro que serán muchos más de los aparecen aquí y me vienen a la mente nombres como los del genial estilista Javier de Juanas o el colaborador Bob Pop o Brays Efe que son fabulosos y arriesgan en moda. Lo que hace falta es que no solo estén presentes sino que seamos capaces de verlos como iconos de estilo sin importarnos cuánto marca su báscula.

Tú ves que eres diferente al resto de bloggers. ¿Cómo lo sientes? ¿Sientes diferenciación por marcas o empresas?

Para mí la diferencia SIEMPRE es positiva. Hay que tener confianza y sobre todo mucha autoaceptación. Una vez superado eso se vive mucho más feliz. Esa diferencia con el resto de bloggers y personajes de la moda es una oportunidad y una desventaja a la vez.

Me encuentro ante propuestas muy interesantes precisamente por encontrarme más cercano a la estética en la que se encuentra una mayor parte de la población – llamémonos el #NormalTeam – y eso me abre puertas; pero también me encuentro con problemas de marcas que quieren colaborar conmigo pero no tienen mi talla o tienen prendas de ropa que no me sientan igual que sentarían a un chico que pese 70 kilos, ¡y claro mi foto no les encaja tanto!

Sinceramente nunca he tenido ningún problema grave pero sí es cierto que los puntos de partida son diferentes porque yo mismo intento que así sean. ¡Ni puedo, ni quiero, darte lo que te da un niño delgadito de 19 años!