¡Leer este post te llevará 4 minutos! ¡A disfrutar!

La ropa interior se merece un cuidado especial a la hora de mantenerla, por eso este post te damos las claves para lavar la ropa interior, que quede perfecta y te dure mucho tiempo.

La lencería es un elemento completamente imprescindible en nuestras vidas. Protege nuestras zonas íntimas, moldea, sujeta y, además, nos ofrece un espacio donde sentirnos guapas y seguras de nosotras mismas. A lo largo de la historia, hemos podido ver cómo ha ido evolucionando desde un simple trozo de tela o un ajustado e incómodo corsé, a encajes y tejidos delicados y sensuales, así como patrones y materiales que buscan, sobre todo, nuestra comodidad. pero, ¿Cómo podemos lavar la ropa interior correctamente?

No obstante, es importante tener en cuenta que su mantenimiento requiere más cuidados y delicadeza que cualquier otra prenda de nuestro armario. Para ofrecerles el mimo y la dedicación que se merecen, los expertos de laCorsetera nos dan las claves a tener en cuenta lavar la ropa interior . Con ellas, tu ropa íntima se mantendrá como nueva.

lavar la ropa interior
Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com

Claves para lavar la lencería:

Lavado a mano. Preferiblemente, ésta es la mejor opción. Evitarás que los tirantes se den de sí, que los aros se salgan o se deformen y que los colores se vean alterados (normalmente, más apagados y con tonalidades distintas a la original tras varios lavados).

Resulta, además, mucho más sencillo de lo que pensamos. Sólo necesitaremos un recipiente, un detergente sin aclarado especial para este tipo de prendas y agua fresca. Tras tan sólo quince minutos de reposo, tus prendas íntimas se habrán deshecho de la suciedad y de los olores indeseados. Después, sólo queda escurrir con suavidad (no es necesario enjuagar) y dejar secar sin contacto directo con el sol. ¡Listo!

Lavado a máquina: Si no cuentas con el tiempo suficiente, también podrás hacer uso de la lavadora. Eso sí, con algunas claves a seguir:

  • Siempre con una bolsa o red de lavado donde puedas introducir tu ropa íntima. De esta forma, evitarás enganches.
  • Escoge el programa de lavado delicado. Las prendas íntimas, así como los tejidos como la seda, requieren un programa de lavado específico que las respete y conserve lo máximo posible.
  • El detergente debe ser muy suave o líquido. Los normales o los blanqueantes la dañarán en exceso, con lo que apuesta siempre por aquellos dedicados a las prendas más delicadas.
  • El agua siempre debe estar fría o tibia. Como máximo, podrás llegar a los 30ºC, pues el agua caliente puede deformar o desgastar el tejido.

¿Y el secado? Evita la secadora y el sol. Este aparato estropea la delicada fibra del tejido rápidamente, con lo que deberás evitarlo a toda costa. Lo mejor es que lo dejes secar de forma natural, sin que le de el sol directamente para evitar cambios en el color.

lavar la ropa interior
Photo by 🐴chuanyu2015 on Pexels.com

Con estos trucos, tu ropa íntima durará más que nunca. Pequeñas cambios a la hora de hacer la colada que, sin embargo, suponen una gran diferencia.

Si quieres conocer más sobre La Corsetera, aquí puedes escuchar el capítulo de mi podcast, Tirando del Hilo, donde hablé sobre ropa interior con su fundadora, Piedad Zamora:

Si quieres conocer más sobre el lavado de las prendas en sí y el detergente, también hay un capítulo de Tirando del Hilo dedicado a ello, concretamente con Lluís Montull de Natulim: