¡Leer este post te llevará 1 minutos! ¡A disfrutar!

Permitidme el juego de palabras del titular, pero me he concedido la licencia guiado por la coquetería que desprende lo que ha presentado Guillermo del Mar en La Semana de la Moda de Valencia.

 

Una colección para soñar, para inspirar, para sentir, para reírse, para fijarse… Guillermo del Mar bebe de los vientos que sin duda el levante imprime en muchos creadores – incluso aunque no sean de allí –y que nos hace volar entre ideas de un estilo amable con el mar y con su esencia, pero yendo más allá. Pero sin perder la elegancia de la confección de líneas puras y tejidos serios. me parece una muestra muy coqueta, por la proliferación de detalles, por lo simpático sin resultar risible de las propuestas.

  

Una muestra breve pero completa y compleja donde podemos ver juego de estampados (Que si los ve Miu Miu se los rifa #hedicho) de formas – con volúmenes favorecedores – al menos así lo creo yo – y de tejidos que juega con una revisión del aspecto marinero pero dotándolo de una nueva proporción mucho más clásica, pero no por ello más seria. Aquí pasamos de rayas y nudos! 

 

Genial la visión de ese chico mediterráneo que cuida su aspecto pero de una forma relajada. Simpática la idea de estos curiosos bolsos de mano para chicos ¿Prácticos? Para nada ¿Bonitos? Un rato. ¡Y ese pañuelo rojo me fascina!  Por favor Zara, clónemelo! O mejor, Guillermo, si me estas leyendo, mándamelo!!