この記事を読むかかります 6 minutos! 自分自身をお楽しみください!

一方、明るい、持続可能な未来可能? Reflexiono sobre las lentejuelas y su impacto medioambiental, そしてまた、私は2つの可能な解決策を発見するでしょう!

Velar por el medio ambiente no es una moda ni una propuesta pasajera, ¡es una necesidad! Debemos desarrollar una nueva conciencia ecológica en la que nos replanteemos casi todos los aspectos de nuestra vida y los cambiemos por hábitos que perjudiquen menos a nuestro entorno. Por supuesto, ¡la moda y la belleza es uno de esos ámbitos a debate!

Cada vez nos preocupamos más por reducir nuestro impacto medioambiental, y ya se han implementado procesos más ecológicos en el algodón o los vaqueros. ¡Pero nos toca también evaluar cuando salimos de fiesta! あなたは考えてはいけません?

Desde hace un tiempo ya se tiene consciencia sobre lo perjudicial que es el uso de purpurina (llegando incluso a debatirse sobre si se prohibiría), tanto en textil como en maquillaje. A esto se ha puesto remedio, pero aún no se ha debatido lo suficiente sobre otro tejido que también es perjudicial, ¡las lentejuelas!

¿Qué son «de verdad» las lentejuelas?


Según Wikipedia «Las lentejuelas son pequeñas planchas brillantes, generalmente en forma de lenteja o circular, usadas con propósitos decorativos«.

Esto es la definición canónica pero vamos más allá, hace falta ser consciente de que es un tejido compuesto por pequeñas piezas de policloruro de vinilo (PVC) o polietileno (ペット) que son los derivados más versátiles del plástico.

Las lentejuelas de plástico no se biodegradan fácilmente. Cuando se descomponen, se convierten en microplásticos que ya sabéis que son perjudiciales para todas las formas de vida. Muchas de ellas también pueden terminar en los océanos donde la vida marina las confunde con alimento.

Aunque parezcan algo muy actual, vais a flipar al saber que las lentejuelas se remontan a la era del Rey Tut, que vivió desde 1341 a 1323 antes de Cristo. ¡De hecho, cuando se abrió la tumba de Tutankamon se encontraron dentro diversos vestidos con lentejuelas doradas! Antiguamente eran de metal ¡imaginad cuánto podía pesar una prenda! (como ejemplo podemos pensar en una cota de malla) Pero con la revolución industrial y el crecimiento de usos plásticos se impuso realizarlas con este material por su menor peso y su fácil maleabilidad.

¿Pero esto es para tanto?

スパンコールと環境

Y puede parecer algo puntual o circunstancial porque, ¡no hay tantos productos de lentejuelas como para perjudicar al medio ambiente! ¿No? Pues aunque no lo parezca, ¡sí que los hay!, por ejemplo, según The Guardian, el gigante de moda ASOS – que sirve a todo el mundo a través de su webactualmente cuenta con más de 1.500 artículos etiquetados bajo el término de búsqueda «lentejuelas«. Imaginad si multiplicamos eso por todas las marcas del mundo. ¡Y este número se incrementa enormemente en la temporada otoñoinvierno al coincidir con las fiestas de Navidad, el momento idóneo para colocarse un look despampanante!

El problema no radica solo en la cantidad de plástico necesario para realizar todos estos productos – un vestido normal puede tener entre 2.000 y 5.000 lentejuelas pero hay diseños complejos que pueden llegar a contener hasta 50.000 – sino también en el poco reciclaje que se puede hacer del mismo tejido. Ahora mismo no existen opciones al alcance de todo para reciclar las lentejuelas o hacerlas desaparecer de forma biodegradable.

スパンコールと環境, entre la ética y la fiesta

A todos nos gusta un lentejuerío, la verdad, el movimiento y alegría que aporta este tejido a cualquier look – sobre todo de noche con el reflejo de las luces – nos alegra las fiestas. Pero debemos buscar fórmulas para seguir disfrutando de ello sin perjudicar al medio ambiente. «Me encanta un vestido brillante, pero cubrir un vestido de plástico no puede justificarse si se usa una vez y se descarta«, dice Natalie Fee, fundadora de City to Sea y activista contra la contaminación plástica.

Quizá pronto no haya que elegir entre estas dos opciones puesto que ya existen innovaciones tecnológicas para conseguir lentejuelas más respetuosas con el medio ambiente. Estas nuevas pailletes ecológicas representarían un salto significativo en la reducción de plástico.

El primer paso: lentejuelas recicladas

«El futuro puede ser sostenible y brillante» explica Rachel Clowes, fundadora de Sustainable Sequin Company. Se trata de una empresa que fabrica lentejuelas recicladas de PET. Nació como un proyecto final de carrera de Rachel, que estudiaba MA Fashion Futures en el London College of Fashion. Su idea ha crecido hasta convertirse en una pequeña compañía que propone un futuro para las «sequins«. Es una alternativa al modelo lineal actual de producción de lentejuelas, que es contaminante e insostenible, y por eso se hace con procesos artesanales.

The Sustainable Sequin Company exhibe cómo, a través de la nueva creación de materiales reciclado y las nuevas formas de fabricación se puede conseguir un futuro más sostenible. Los nuevos formatos de aplicación y uso de lentejuelas recicladas puede suponer un cambio significativo en el ámbito de la moda consiguiendo un fuerte impacto y dando cada día un paso más hacia la 流行を意識.

Y parece que es una idea de largo recorrido que unirá lentejuelas y medio ambiente porque, en palabras de su fundadora, «He tenido cada vez más interés por parte de las compañías de moda interesadas en reducir su impacto ambiental».

El futuro: lentejuelas sin plástico

Recientemente el portal especializado en descubrir tendencias, Sprinwise, publicaba un artículo en el que difundía el trabajo de Elissa Brunato, una diseñadora sueca que ha desarrollado una lentejuela ecológica sin nada de plástico pero con todo el brillo que las define.

A diferencia de las lentejuelas convencionales, las lentejuelas biodegradables de Brunato están hechas de celulosa . Desarrollaron el material utilizando celulosa a base de algunas partes de la madera de árbol, buscando la veta con una estructura de polímero natural que refleja la luz. Según Brunato: «El color es el resultado de la nanoestructura del material en sí, por lo que no se agregan productos químicos ni colorantes para crear el colorido efecto brillante».

Las lentejuelas ecológicas resultantes son lo suficientemente fuertes como para coserlas en las prendas, pero se biodegradan completamente al ser desechadas. Este material también podría ayudar a las empresas de moda a desarrollar una economía más circular para la ropa, reutilizando o reciclando todos sus materiales. Y como también confirma la propia creadora, ya se está trabajando con diversos diseñadores europeos para que sus líneas de moda sean más sostenibles.

Fuentes: The Guardian y SpringWise.