¡Leer este post te llevará 1 minutos! ¡A disfrutar!

Una mirada o la ausencia de la misma  puede ser la clave de toda una película, o un guiño irresistible.

La personalidad a veces es capaz de eclipsar incluso a la belleza y en algunos momentos Celeste Holm se convierte en la reina de la pantalla con un simple gesto en sus ojos.