¡Leer este post te llevará 9 minutos! ¡A disfrutar!

¿Puede ayudarnos la moda para combatir el calor? ¡Por supuesto! En este artículo encontrarás tejidos, diseños e ideas de moda para evitar el calor

¡Qué bonito el verano! Los días tan largos, planes de relax o entre amigos, leer un libro al sol, el cielo azul, el mar en calma…. Y también la espalda sudada, la sobaca dejando marca en las camisas, las costuras que nos rozan sobre «lo quemado de la piel«, ¡toda la ropa nos sobra!

Cuando llega el calor los chicos se enamoran, ¡no sabemos qué ponernos para soportar las altas temperaturas! Siempre se ha dicho que «la moda» no es la mejor amiga del verano, donde el «nudismo» se apodera más que nunca de nuestro estilo de vida. Pero conociendo algunos de trucos de la moda para combatir el calor también puede ayudarno, al menos en la parte que le toca: la de vestirnos para aparecer en sociedad – en casa podemos estar en bragas (o incluso sin ellas).

Aunque las tendencias se empeñen en decirnos que «ya no hay temporadas» y que te puedes poner un vestidito en Navidad o unas botas altas en verano, lo cierto es que el termómetro no está tan de acuerdo, ¡y tus glándulas sudoríparas creo que tampoco!

Teniendo esto presente, ¿qué podemos hacer? Pues me he propuesto daros información y consejos para que la moda pueda ayudaros a sobrellevar las altas temperaturas. Combinar moda y calor es posible si tienes los conocimientos necesarios. Nada del consejito cutre de «un vestido fresquito y a tirar» , en este artículo aprenderás a elegir ropa que no de calor y consejos para aplicar siempre que el termómetro se dispare. Ya sabes, Gafas Amarillas entretiene, ¡pero también informa!

La clave: elegir bien los tejidos.

Hay momentos en los que tenemos que ser más prácticos que estilosos. No lo digo yo, lo dice LA VIDA. Conocer y elegir bien el material del que está hecha una prenda es esencial para determinar si esta resultará óptima para la época más calurosa del año. Hay algunas apuestas seguras:

  • El algodón: ¿Qué os voy a contar que no sepáis? ¡El maravilloso algodón que siempre nos salva! En verano también. No solo es capaz de no dar mucho calor, sino que también lo es de absorber la humedad. Vigilando que el porcentaje de algodón sea lo más alto posible pero el «gramaje» del mismo más pequeño, la prenda será más adecuada para soportar el calor. Eso sí, cuidado porque puede transparentar
  • El lino: El lino, al ser una fibra vegetal, reduce la sensación de calor y aporta transpiración a la prenda. Transmite cierta sensación de frescura que se explica fácilmente teniendo en cuenta que esta fibra es buena conductora de calor. No puede faltar en tu guardarropa estival. Además es un tejido tradicionalmente asociado a la elegancia por lo que aporta un toque de clase a todo tipo de vestimentas que muchas veces en verano podrían resentirse.
    • Consejito para evitar que se formen arrugas difíciles de quitar: lavarlo en frío.
moda para combatir el calor
Detalle de la espalda en vestido de lino. Isabela Kronemberger on Unsplash
  • La seda: No cabe duda de que la seda es el culmen de la suavidad y la sensación de frescura, una tela ideal para elaborar ropa contra el calor. Este material se mantiene a temperatura baja a pesar de las condiciones ambientales. Por lo tanto, cuando usas una prenda hecha de seda, disfrutas de frescor permanente en la piel. Pero cuidado, ¡es una tela súper chivata! Evita que esté en contacto con zonas por las que sudes mucho, ya que en seguida se marca en la tela.
    • Consejito para mantener por más tiempo las prendas de lino en perfecto estado: Es un tejido sensible a la luz solar, pudiéndose debilitar su estructura si se expone mucho al sol, por lo que tras lavar la prenda es mejor que se seque en sombra.
  • Chambray: ¿En verano no podemos llevar Denim? Pues el original no tanto, pero por eso tenemos el Chambray, que es, digámoslo así, el familiar de la playa del vaquero. Este tejido que proviene de Francia también proviene del algodón, pero aunque se asemeje mucho al vaquero su trama e hilos son más finos por lo que es perfecto para el verano.
Ejemplos de diseños en Chambray – Zara
  • Tejidos «calados»: Mezclando un poco la idea de «nudismo» con moda, llegamos a los tejidos calados. ¿Qué hay más fresco que ir con la piel al aire? ¡Nada! Por eso los tejidos con calados se adaptan al calor. Podemos encontrar el crochet o el eyelet (sintético y con agujeros más pequeñitos). Eso si, estos tejidos solo funcionan cuanto más piel dejen al aire, si no, el agobio con el calor no llega a desaparecer.

¿Qué pasa con los colores? ¿Blanco? ¿Negro?

¿Sabías que lo de la que la ropa negra da más calor es un mito? ¡Y se ha demostrado justo lo contrario por la ciencia! En este artículo de BBC Mundo, un profesor de mi tierra, Granada, Arturo Quirantes, profesor de la Universidad de Granada, España y autor del blog de divulgación científica «El profe de Física» explica: «La gente tiene la idea de que la ropa blanca es mejor porque refleja la luz solar, mientras que la negra la absorbe y la transforma en calor. Sin embargo, se olvidan del hecho de que nuestro cuerpo también genera calor. Nosotros emitimos energía térmica. Si llevamos ropa blanca, el calor que emitimos rebota contra la tela y no puede salir. En cambio si la tela es negra, lo absorbe. Y si corre brisa, ésta se lleva el calor por convección, que es un mecanismo eficiente para mantenernos frescos».

moda para combatir el calor
Un vestido negro holgado puede ser el look que más te ayudará a combatir el calor. Timur Romanov on Unsplash

¿Y esta información? ¿Es nueva? Para nada, se desmitificó lo de que la ropa negra da calor en los años 80 tras un estudio que analizaba la vestimenta de los beduinos.

Pero por supuesto, tiene excepciones ya que depende del tipo de diseño de la prenda. Si es una camiseta muy pegada y dicho día no corre ni pizca de viento, la sensación térmica será más fresca con una camiseta blanca que negra. Pero no porque el negro atraiga más calor, ¡sino porque hace un calor importante! El truco es que la ropa quede un poco holgada. Así que para vestirse, no hace falta solo mirar los grados, también la información de viento y humedad.

Por supuesto, el diseño también debe poner de su parte.

Es posible estar cómodo incluso cuando el mercurio está en su punto más alto, siempre que logres conservar el cuerpo debidamente ventilado. La ropa fresca se caracteriza por dejar que las zonas más propensas a la sudoración respiren. ¿Y cuales son esas zonas? Las axilas, el cuello y las pantorrillas. A la hora de buscar diseños de ropa que no dé calor, debes aplicar la regla: cuanto más holgado mejor. Los vestidos suaves, las blusas abiertas y los pantalones poco ajustados siempre serán grandes aciertos de moda para combatir el calor. Sentirse aprisionado jugará un papel opuesto en la sensación de frescura. El aire entre el tejido y tu piel será la gran ayuda de la moda para combatir el calor.

El espacio entre el tejido y tu piel es fundamental para mantener el calor a raya. Bas Voets on Unsplash

Aparte de fijarte en los materiales usados en la confección de cierta prenda, es importarte asegurarse de que las telas sean lo suficientemente finas y ligeras. De lo contrario, sentirás mucho calor al usarlo y, por ende, transpirarás más.

Los complementos, ¡no olvides los detalles de moda para combatir el calor!

Por último, los complementos también son esenciales para hacer frente a las altas temperaturas. ¿No crees? Y no digo a un bonito bolso, sino a utilizarlos de modo que sean eficientes a la hora de cumplir su función y alejarnos del calor.

Sombreros, gorros o tocados ligeros puede no solo protegernos de la insolación, sino también crear zonas de sombra que nos ayudarán a mantener fresco nuestro estilo. Por supuesto, recordad, es importante materiales naturales y que no agobien ya que la cabeza también es una zona muy importante térmicamente.

Y, por supuesto, el calzado también es esencial, ya que los pies son una de las partes del cuerpo donde hay una mayor concentración de glándulas sudoríparas. Opta por zapatillas abiertas, sandalias o calzado adaptado. Por supuesto también intenta recurrir a materiales naturales y evita las que están hechas de plástico o goma, ya que tienden a retener el calor y son poco transpirables.

¡Y abanica bien fuerte!

Mención especial en nuestros elementos de moda para combatir el calor, por supuesto, para el abanico. ¡Tan nuestro! Un aliado indispensable para las comidas y los eventos sociales diurnos. ¡Que no te de vergüenza sacarlo cuando quieras y seas como seas! El calor no entiende de género, ni de tallas, ni de momento o lugar, ¡pero sí de ventilación