Cuando mezclar estilos y tejidos fuera de su terreno resulta todo un acierto…

Ya me conocéis, me encanta mezclar y jugar con los límites entre los urbano, lo elegante, lo cómodo y lo sport. Creo que ese caos lo que consigue son estilismo no sólo mucho más divertidos, sino también mucho más interesantes. En este caso me apetecía mezclar un abrigo clásico pero con un tejido innovador (neopreno) y unas botas en la misma línea. Podrían ser elementos muy clásicos pero que llevados a mi día a día se convierten en elementos más desenfadados. ¡Hay que perderle el miedo a esa deslocalización , a la mezcla que, como veis, puede funcionar genial!

Además, no sé a vosotros/as, pero a mí los colores me da por épocas. En mi armario hay colores imprescindibles – como el azul o el blanco – pero hay otros que me dan por oleadas. Equiparándome ni más ni menos a genios como Picasso, mi armario tiene “épocas” o “etapas”. Y ahora creo que estoy en una etapa un poco verde (no seáis malpensados) y beige.  ¿Os pasa a vosotros también? Que de repente un color inunda tu armario un par de temporadas o tres y después se va por donde ha venido. No hablo de tendencias – que todos sabemos que nos imponen tal o cual color y puede llegar a ser aburridísimo, sino de apetencias. ¡A mi me apetece disfrutar de los tonos verdes, beige y ocres.  No significa por supuesto que reniegue de los demás colores – me parece aburridísimo ir siempre idéntico – sino que tengo más días a las semanas en los que me apetece colocarme algo verde.

Botines: Duarte de Gioseppo (Consíguelos aquí, más variedades)/ Calcetines: Big Party Mint de Lemonade Attack (Aquí) / Vaqueros: Springfield (Similares aquí) / Jersey : COS (Similar aquí) / Abrigo: Zara / Reloj: Ilusion Cube 47MM de MULCO / Gafas: Dior Homme vía Opticalling.

 Estilo diario Deslocalización

 Estilo diario Deslocalización  Estilo diario Deslocalización

 Estilo diario Deslocalización