Autorretrato, autofoto, imagen de uno mismo, fototuenti…. lo digas como lo digas, nadie puede escapar del selfie en 2014.

Opinión amarilla Selfie Descontrol

Una autofoto —también conocida con las voces inglesas selfie o selfy— es un autorretrato realizado con una cámara fotográfica, típicamente una cámara digital o teléfono móvil. Se trata de una práctica muy asociada a las redes sociales, ya que es común subir este tipo de autorretratos a dichas plataformas

Últimamente se está hablando mucho sobre el concepto Selfie, esta palabra que ha sido elegida como la palabra del año 2014, se encuentra con grandes defensores y grandes detractores. Según algunos es únicamente muestra de vanidad o egocentrismo, mientras que otros prefieren definirla como una muestra de experiencias y sensaciones compartidas.

Yo creo que, como todo en este mundo gobernado por el capital (¡ostras, me esta creciendo la coleta!), incluso los selfies se tratan de una cuestión de mercado amparadas en la ley de la oferta y la demanda. Hay miles de seguidores que adoran cuentas en redes sociales basadas en postear autofotos de sus dueños, todas muy parecidas. Considero que en este caso se juntan el hambre con las ganas de comer: Una persona dispuesta a aparecer sin parar y un montón deseando que lo haga.

Uno de los cantantes más interesantes de la escena internacional, por su mezcla entre mamarrachismo y rap consumible con tintes paperos y disco ya lo dejaba claro en una de sus últimas canciones… Como dice Cazwell, cualquier momento es buena para hacer un selfie.

Esta claro que, como todo, en exceso puede ser peligroso. Ya se han identificado trastornos mentales como la “Selfitis o estudios que definen que los selfies reflejan vanidad y temor. También han provocado incluso accidentes fatales (no hace falta recordar el caso de la pareja que murió al caer por un acantilado mientras realizaba un selfie). Pero mientras el gusto por las autofotos no sea desmedido ni suponga un problema ¿Por qué no hacerlas?.

Quiero romper una lanza a favor de los “selfieros” ¿Recordáis el artículo de Las Libertades Individuales? ¡Pues eso!  Que cada uno se eche las fotos que quiera y donde quiera. Y si nos os gusta, no los sigáis, tan sencillo como eso.

Yo mismo noto, por ejemplo en mi instagram – ¡Seguidme! – que la gente da más corazoncitos a las fotos en las que salgo. Soy de los que piensan que esta genial potenciar esa sensación de sensaciones compartidas, pero intento no ser pesado sobre todo porque hay muchos días que uno no tiene el “chichi para farolillos” ni “la cara para selfies”. Me parece lógica esa cierta atracción en redes sociales hacia la presencia del autor: quieren conocer la vida diaria y vivencias de El Señor de las Gafas Amarillas ¡Las fotos de internet las puede encontrar cualquiera! Eso no quiere decir que me influya a la hora de decidir las fotos que quiero publicar, pero sí que tenga en cuenta esa preferencia y sobre todo comprenda el porqué.

Así que dejad de darle tanta importancia a tonterías y a disfrutar de las posibilidades de la fotografía digital.