¡Leer este post te llevará 6 minutos! ¡A disfrutar!

Bershka ha abierto la veda proponiendo una colección para el público masivo, pero ¿cómo funciona – y por qué – la ropa que cambia de color con el sol?

La evolución tecnológica también está presente día a día en la moda, pero, como en este caso, la solemos ver de forma mucho mas palpable cuando afecta al acabado o efectos «especiales» de los tejidos. Pasamos de los total prints, a los tejidos repelentes (de sudor), a los tejidos reflectantes… ahora llega el turno de la ropa que cambia de color con el sol.

Bershka acaba de lanzar una colección llamada «UV React« que pone el foco en una serie de prendas que hacen aparecer y desaparecer estampados y letras cuando les da el sol. Aunque ahora es cuando llega al público masivo, este tipo de telas ya están en el mercado desde el año 2014.

ropa que cambia de color con el sol
Foto de campaña de UV React de Berhska

¿Quién «inventó» la ropa que cambia de color con el sol?

Estas prendas y acabados se vieron por primero vez en el año 2014 gracias a un proyecto de The Unseen. Se trata de un estudio creativo londinense capitaneado por Lauren Bowker que diseñó lo que ellos llamaron «ropa camaleónica» con la que las prendas – y en su caso también accesorios – cambiaban de color gracias a la acción del calor.

El material con el que estaban hechas las prendas tenía nanotecnología química a través de las tintas de modo que cuando entraba en contacto con factores medioambientales, como viento, rayos UVA o humedad la tela respondía cambiando de aspecto. Según los creativos pretendían «revelar las agitaciones relacionadas con el medioambiente que rodea a los humanos y que de otro modo permanecen invisibles«.

Pero no sería hasta el año 2017 cuando la investigadora sueca Marjan Kooroshnia de la Universidad de Borås encontró la manera de aplicar tintes termocrómicos – que cambian de color dependiendo de la temperatura – a tejidos de una forma más sencilla y útil. Era la primera vez que algo así se aplicaba en contexto del diseño textil para llevar. Es decir, pasó de proyecto de arte y ciencia a una realidad factible. Por eso pongo «inventó» entre comillas en el destacado ya que ella lo que hizo fue aplicarlo a la realidad más cómoda.

ropa que cambia de color con el sol
Marjan Kooroshnia. (Foto: Högskolan i Borås)

Con sus experimentos consiguió mezclar los tintes de manera que se asimilaban cuando estaban en estado de temperatura «normal» y que cambiaban a diferentes colores cuando subía su temperatura.

Para reforzar aún más el efecto de cambio de color se suelen aplicar en diseños con elementos que permanecen fijos de cara a potenciar aún más el efecto de coloración. Según comentó ella «la idea de crear la tela surgió a partir de los anillos que cambian de color«

ropa que cambia de color con el sol

Es una técnica que, buscando, he visto que se aplica mucho en ropa infantil. Que personas a las que les encanta el DYI conseguían este tipo de telas – casi siempre con estampados cuquis – para vestir a los más peques. Me ha sorprendido porque me parece algo muy divertido y que me extraña mucho que haya tardado tanto en dar el salto al streetwear.

La verdad es que no hay mucha información sobre este tipo de telas pero según he visto existen en diferentes tejidos como lana, punto y algodón. Y con ellos también puede ir cierto porcentaje de elastán. Aquí podéis ver un ejemplo rápido en vídeo de cómo cambia la tela de color:

¿Qué son los pigmentos termocrómicos?

Para que entendamos un poco mejor cómo funcionan vamos a analizar qué son y cómo se consiguen los pigmentos o tintes termocrómicos. Los pigmentos termocrómicos son pigmentos compuestos por microcapsulas en los que el color cambia de una manera reversible o irreversible producido por cambios en la temperatura de los mismos. Este tipo de pigmentos se empezaron a desarrollar en los años 70.

Los dos enfoques comunes para conseguir este tipo de pigmentos se basan en cristales líquidos y colorantes leuco. Los cristales líquidos se usan en aplicaciones de precisión, ya que sus respuestas se pueden diseñar a temperaturas precisas, pero su rango de color está limitado por su principio de funcionamiento. Los tintes Leuco permiten una gama de colores más amplia, pero sus temperaturas de respuesta son más difíciles de establecer con precisión.

Por ejemplo, se pueden usar en pinturas, plásticos, tintas, juguetes, accesorios. Son adecuados para cualquier proceso en el que se necesite detectar o conocer una determinada temperatura (ya sea por frío o por calor) por ejemplo en vasos, cucharas, aparatos calefactores, elementos de conducción de frío-calor, etcétera. Esto puede tener usos realmente prácticos como como biberones que cambian a un color diferente cuando están lo suficientemente fríos para beber, o teteras que cambian cuando el agua está en el punto de ebullición.

Nos puede ayudar a conocer que todo está en la temperatura que debe estar o avisar si algo ha cambiado. Por supuesto también se pueden conseguir objetos que cambian de color al contactar con el calor humano ya que trasmitiremos nuestro calor corporal.